Santo pecado, hijo mio...



A este bloger no le conmueve la religiosidad, ni sus cánones ni preceptos, pero no puede dejar de postear una información que va a dar la vuelta al mundo en menos tiempo de lo que tardas en leer este material.
Cuando Fernando Armindo Lugo Fleitas era aún Obispo de la Diosecis de San Pedro, mantuvo un romance con Viviana Carrillo, entonces de solo 16 años, de este romance, hace un poco más de dos años nació una criatura, Diego Armindo.
Pasaría por una historia más de saderdotes cuyo celibato fue a parar al basurero luego de que Azazel metiera la mano, pero el obispo Lugo, es ahora presidente de la República del Paraguay, y el pasado miércoles de ceniza un par de abogados interpusieron una demanda de filiación contra el ex-obispo, la noticia sacudió este pueblo chico (infierno grande) que es Paraguay y el culebrón terminó (y empezó re-load) el lunes 13 de abril cuando el presidente reconoció que mantuvo relaciones con Viviana y que el pequeño Diego, es su retoño... ¿Recuerdan la película: El crímen del padre Amaro? bueno, queda como historia de amores de jardín de infantes al lado de la novela de realismo mágico del Obispo.
Si quieren leer más les paso el link del artículo del diario Ultima Hora, la fotografía de este post también la tomé del mismo artículo.


Comentarios

PinkPunkPop ha dicho que…
chan! mirá lo que nos venimos a enterar estando tan lejos. De la calentura no se salva ni el obispo ni el presidente. Será resultado de la interminable manera de usar pornografía para decirlo todo? O es simplemente que el paraguayo tiene el vigor de un hamster o un conejo?

Entradas populares de este blog

El ocaso de la causa

Manifiesto en contra de todo

Ayer