¿Qué grita el silencio?

Un viejo maestro yoga sostenía que se debe ser hueco _como el bambú_ por dentro para poder absorber y ver las cosas que, teniendo la cabeza ocupada en las actividades cotidianas, nunca se pueden observar.
- ¡¿Hueco yo?! – Sostuve sin creer mucho y en forma casi despectiva.
Ella calla y yo callo, sin embargo ambos hablamos, paradójico silencio que tiene más ruido que discoteca en fiesta de 1º de enero. Ella habla y yo hablo, sin embargo el silencio entre palabras, hablan lo que ambos callan en sus palabras, sea lo que fuera que piensan, lo que pronuncian sus labios no es lo que desean decir.
Recordé entonces una rima de Becker:

Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón.
Habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.

Sucedió entonces que el silencio gritó, lo que el viejo maestro yoga sostenía “hay que ser como el bambú” cobró sentido y con tal fuerza que puedo escuchar lo que el silencio habla, pero… el viejo maestro olvido lo más importante: enseñarme a comprender lo que el silencio grita.
¡Ay apóstoles y santos! Envíenme, por favor, el maná del entendimiento mudo, el alfabeto del silencio, el diccionario de la palabras no pronunciadas, y así poder comprender lo que no digo y lo que calla ella.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No hables al menos que puedas mejorar el silencio.

Jorge Luis Borges
Catedra Olivera ha dicho que…
me encanta!
Estela Kobs ha dicho que…
"Lo que el corazón grita aunque calle, es lo que el silencio prodría delatar" -Que el silencio no hable- (by EK,1996)

Entradas populares de este blog

El ocaso de la causa

Manifiesto en contra de todo

Ayer